Con o sin vacuna, la Argentina tendrá una segunda ola de Covid-19. El alcance en casos, internados en terapia intensiva y en fallecidos sí dependerá de cuántos vacunados haya en el momento en que los contagios vuelvan a aumentar debido a la relajación de los cuidados, el tránsito entre jurisdicciones y acaso por el final de los días cálidos (o todas esas razones juntas). Ese es el consenso que parece existir entre expertos y funcionarios del área de salud que toman como enseñanza lo que se vivió en Europa desde el final del verano boreal hasta el momento, e incluso lo admitieron el presidente Alberto Fernández y el ministro Ginés González García en la conferencia de prensa del jueves pasado.

En Europa, tal como pasó con la gripe de 1918/1919 -conocida como gripe española-, la segunda ola es peor en cantidad de fallecidos, algo que quizá sea distinto en la Argentina ya que posiblemente la vacuna colabore en la reducción de muertes. Desde luego, dependerá de que se aprueben y distribuyan a tiempo, algo que requiere importantes esfuerzos logísticos. Por eso, en general, los especialistas no se atreven a mencionar sus alcances ni cuándo se registraría la segunda ola: las especulaciones van desde la vuelta de las vacaciones al comienzo del otoño. Tanto en el Ministerio de Salud de la Nación como en el de la Ciudad mencionaron que están alertas y que trabajan para que sea lo más suave posible.

“Por supuesto que habrá segunda ola, como en todo el mundo”, dijo a LA NACIÓN Elisa Estenssoro, jefa del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital San Martín, en La Plata, y expresidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI). “No hay posibilidad de que no llegue. Además de que la gente está relajada, hay vacaciones y mucho movimiento de personas. El asunto es que vamos a ir a una segunda ola, pero desde una cantidad de casos alta, de una meseta como la actual en la que los contagios bajan muy lentamente. En estos días hubo 7000 casos diarios otra vez. Es un descenso que debería ser mucho más marcado para poder hacer frente a la segunda ola”, agregó.

Por su parte, Jorge Geffner, profesor titular de Inmunología (UBA) e investigador superior del Conicet, añadió que la perspectiva de una segunda ola “es muy probable”. Y agregó: “No entendemos bien por qué las infecciones se repiten en olas estacionales, todo apunta a que no es por cómo actúa la temperatura directamente sobre el virus, sino por la disposición de lugares cerrados o abiertos; los primeros contagian mucho más”.

El pico

Cuándo llegará es una pregunta sin una clara respuesta. Según Daniel Stecher, jefe de la División Infectología del Hospital de Clínicas, se trata de una cuestión análoga a la de la llegada del pico de casos, que insumió demasiadas especulaciones, al punto de que se lo pensó como un fenómeno de la naturaleza y no algo relacionado con la propia actividad humana. “Como el pico, nadie sabe cuándo llegará la segunda ola”, señaló. Para el especialista, “dependerá de la capacidad de cuidado que tengamos, porque la segunda ola europea se da por el relajamiento de los cuidados. Y si tenemos otro impacto, debería ser menor ya que comenzará la vacunación”. Según indicó, el mensaje es que “hay que entender que la epidemia está controlada, pero no terminada. Hay que mantener controles y distancia, están permitidas más cosas, pero eso no significa que deban hacerse”.

También Leonardo Caruana, secretario de Salud de Rosario, admitió que no se sabe cuándo volverán a aumentar los casos: “Se han desdibujado todos los modelos predictivos de fechas. Lo importante es que tenemos un horizonte de vacunación y, a diferencia de marzo de este año, ahora hay un mayor conocimiento de la enfermedad, y un sostenimiento de estrategias de rastreo, búsqueda de casos y realización de testeos que son elementos que favorecen el abordaje de la segunda ola”.

Un proceso

Respecto de la inmunización, que debería aplacar tanto la cantidad de casos como la mortalidad, los expertos pidieron que no se la tome como una bisagra que de un día para el otro cambiará radicalmente todo, sino como un proceso de semanas y hasta meses. Y en ese paréntesis puede llegar la nueva ola. De hecho, que pasen tres o cuatro semanas entre la primera y la segunda dosis que completa la inmunización de una sola persona abre una ventana de riesgo para los contagios.

“La vacuna no es una bala de plata, pensar así es infantil”, señaló Alejandra Capozzo, investigadora principal del Conicet y especialista en Inmunología Aplicada. “Es una herramienta muy útil, hay que estar agradecidos de que exista y de que se haya hecho en tiempo récord, pero hay muchas cosas que no sabemos; por ejemplo, si impide la excreción viral y los contagios”, completó. Además, Capozzo remarcó que la vacuna tardará en hacer efecto, en llegar a todos lados y puede haber problemas en la capacidad de producción (N. de la R: algo que ya admitió por ejemplo la farmacéutica Pfizer). Y concluyó: “Por lo cual no se puede asegurar que para marzo o abril haya una inmunidad de rebaño por vacunación”.

Stecher añadió: “Hay que recordar que los enfermos se deben cuidar y los vacunados también, porque no estamos seguros tampoco de cuánto dura la protección de la vacuna. Aparentemente funciona, pero hay que ver cómo funciona en la vida real”.

Estrategias

Esta otra discusión, la de cuántas personas vacunadas son necesarias para llegar a una cierta inmunidad colectiva, se saldará científicamente y en la práctica a lo largo del año próximo. Un número que se repite como estimación es el del 70% de la población (una cifra que cambia para cada vacuna en particular). Para la Argentina, implicaría inmunizar a más de 30 millones de personas, algo que no está en los planes inmediatos. “El objetivo es que se vacunen quienes tienen otras enfermedades, los mayores, el personal de salud, seguridad y docencia, lo que sumaría entre 10 y 13 millones de personas. Estaríamos muy lejos de esa inmunidad de rebaño”, dice Geffner. Quedaría así mucha población susceptible de adquirir el virus, que podría continuar su circulación en su estación preferida: el invierno. Lo que subrayó Geffner, y es el objetivo de los funcionarios, es que si lo hace sea en personas con menos posibilidades de morir y que se reduzca sustancialmente la letalidad, al circular más entre jóvenes. “El ejemplo es que una persona de 20 años tiene un 0,2% de posibilidad de tener un curso grave de la enfermedad contra el 15% o 20% de alguien de 70 años, así que a más vacunas menos muertes”, sintetizó y rubricó: “La vacuna es una oportunidad histórica, pero hacen falta siete meses más de cuidados”.

Para Ana Victoria Sánchez, médica infectóloga del Hospital Alemán y miembro de las sociedades de infectología y de terapia intensiva (SADI/SATI), “la introducción de una vacuna cambia el paradigma, y si bien no anula la posibilidad de una segunda ola, es posible que la baje en número de casos. Esto siempre y cuando tengamos un número importante de la población inmunizada para marzo o abril (que es cuando se espera este nuevo rebrote)”. Para ella, la magnitud del brote va a verse muy relacionada a este factor de que las vacunas en general tardan varias semanas en lograr su efecto inmunogénico.

Toda estas discusiones y los planteos logísticos de las vacunas -ninguna aún aprobada en el país por Anmat -, se da en un contexto donde hace por los menos seis semanas que los casos bajan de manera consistente en casi todas las provincias, así como las internaciones por Covid en terapia intensiva, que habían alcanzado un máximo de más de 5100 hacia principios de noviembre y desde entonces han descendido hasta el actual de unas de 3500 personas. Sin embargo, remarca Caruana, se trata de un escenario bueno al que se le contrapone la recuperación de actividades habituales y la migración entre provincias y países para las Fiestas y las vacaciones. “Es contradictorio, porque en principio resulta favorable por la reducción de casos, pero con más riesgo por el movimiento de personas. Y esa recuperación de la habitualidad, a veces, se confunde con relajación y puede llevar a más contagios” , dijo.

En todo caso, la ventaja de la Argentina respecto de Europa y Estados Unidos podría ser el arribo al segundo invierno con Covid-19 ya con el proceso de vacunación en marcha. Habrá que ver si se puede aprovechar. Mientras tanto, como señala Capozzo, “la clave sigue siendo ventilar, ventilar, ventilar ambientes, usar barbijos, distancia social y lavarse las manos”.